0

Porque ser el primero no siempre significa ser el mejor: Galaxy Note 7

En los últimos años las novedades en el mundo de la tecnología ya no son tan novedosas debido a las filtraciones. Meses antes de su presentación, internet empieza a recibir un goteo incesante de información que acaba por desvelar todos los secretos de ese nuevo producto. Si nosotros como usuarios recibimos tanta información de un producto que aún no ha sido presentado, te puedes imaginar la información sobre los productos de la competencia que pueden tener empresas como Samsung, conglomerados multinacionales que en algunos casos incluso se encargan de la fabricación de algunos componentes para esos productos aún por anunciar. Y se puede mencionar también el espionaje industrial, que aunque suene muy a guerras en el siglo pasado, es algo que pasa muy a menudo.

Esto nos lleva al año 2016. Después de las clásicas dos iteraciones del nuevo modelo de iPhone, la que cambia de número y la S, todo apuntaba a que este año apple no iba a traer muchas novedades en su nuevo iPhone 7. Incluso se estaba viendo que apple iba a reciclar su diseño por tercer año consecutivo, algo que no se había visto hasta ahora. Cuentan los rumores que apple está preparando un gran iPhone para el año 2017 ya que se cumplen 10 años de la presentación del primer iPhone y además apple necesita un revulsivo que frene la caída en ventas y cuota de mercado que están empezando a sufrir en Cupertino. Es por esto por lo que parece que apple se ha reservado cosas de cara al año que viene. Si este año no presentas mucho y lo reservas para el año que viene, puedes acumular más cambios para ese nuevo modelo y que parezca más espectacular.

En Samsung también sabían que apple no iba a presentar nada interesante este año. Para intentar aprovecharse de esta situación tomaron dos decisiones: Sacar el mejor teléfono que pudiesen en todos sus aspectos y además hacer todo lo posible para adelantar su salida a antes de la presentación del iPhone 7. Todo parecía ir a favor e incluso cambiaron el nombre del Note que se suponía que iba a ser el número 6 y se saltaron ese número para llamarlo finalmente Galaxy Note 7, como la numeración de los Galaxy S normales.

Todo habría salido bien de no haber sido por el GRAN problema que estamos viviendo ahora. Los Samsung Galaxy Note 7 explotan. El haber querido ser los primeros les ha llevado a los de Samsung a sacar un teléfono que tiene una falta clara de controles de calidad. Al final, como han querido sacar un smartphone con el máximo número de cosas en su interior es probable que hayan acabado recortando tiempos y desarrollos en aspectos que en la empresa considerarían secundarios. La batería es una parte del teléfono que es fácilmente subcontratable y es probable que en la división de móviles de Samsung se hayan despreocupado de ese componente. Habrán pensado que con los controles de calidad que tenían en la división química de Samsung y la otra empresa china de baterías que subcontrataban eran suficientes. Como se ha visto no han sido suficientes. En un primer momento Samsung se apresuró a decir que el problema estaba en un fallo en el proceso de fabricación de la otra división de baterías de Samsung y que la empresa china que subcontrataban no daba problemas. En base a estas afirmaciones, se hizo un llamamiento para que todo el mundo excepto China, lugar donde se venden Note 7 únicamente con batería china, fuese a una tienda a cambiar su Note 7 por uno que no tuviese riesgo de explosión.

Samsung Galaxy Note 7 quemado

Samsung Galaxy Note 7 quemado. Foto de KTSP News

Dentro de lo dañada que parecía estar la marca de Samsung como fabricante de móviles con este incidente, parecía que todo iba con bastante normalidad. Samsung informaba a los compradores de los pasos a seguir, los compradores cambiaban su Note 7 por otro sin defectos y de vez en cuando se seguían oyendo casos de Note 7 explotados, que todo el mundo suponía eran de los modelos identificados como defectuosos. Pues al parecer esa suposición no parece ser correcta. Están saliendo casos de modelos de Note 7 de los supuestamente seguros que también están explotando, y esto es bastante más grave. Esto quiere decir que el problema no está bien identificado por parte de Samsung. Si las baterías nuevas siguen explotando, eso quiere decir que el problema puede ser algo más profundo, como los reguladores de voltaje o algún otro componente integrado en la placa base del teléfono.

Una batería y los componentes externos que la acompañan son algo bastante más delicado de lo que parece. Se suele pensar que la batería es algo inocuo y muy estable sobre todo porque durante mucho tiempo se nos ha permitido a los usuarios cambiarlas en aparatos como los smartphones con la simpleza que suponía quitar la tapa trasera. Pero aunque no lo parezca, una batería es un elemento que mal tratado o mal fabricado se vuelve muy peligroso. Hay bastantes laboratorios por el mundo trabajando en baterías de más capacidad que las actuales y eso está muy bien pero el gran desafío de los fabricantes de baterías es que éstas puedan ser fabricadas en masa y que a su vez puedan ser usadas por una persona normal y corriente con sus despistes y descuidos y que la batería no le explote en la cara. Esto se suele olvidar y mucha gente cuando ve esos avances y luego ve que su teléfono tiene una batería con mucha menos densidad de carga apunta ciegamente a la “obsolescencia programada”. Desde que salió el reportaje famoso aquel ahora parece que todo es culpa de la obsolescencia programada aunque no sea el caso, como este de las baterías y su capacidad. Samsung con el Galaxy Note 7 quiso meter una batería con una densidad de carga que es bastante alta para los estándares de hoy en día y que esa batería tuviese que compartir espacio con un hueco para un lápiz, la bobina de carga inalámbrica y otras parafernalias varias. Está claro que algo ha fallado porque en la fabricación en masa de este teléfono a la gente le está explotando en la cara. Y esto a escasos dos meses de la salida a la venta del teléfono.

En Samsung han querido adelantarse dos veces y las dos veces les ha salido mal. La primera ha sido el querer adelantar a apple con un teléfono mejor que saliese antes al mercado con los recortes en su desarrollo que ha supuesto. La segunda, querer adelantar a las autoridades correspondientes cuando surgió el problema, identificando de forma errónea la causa para que con ese adelantamiento a las autoridades se pudiese evitar una posible prohibición de la venta del Note 7 por peligroso. No sé hasta qué punto puede seguir teniendo sentido por parte de Samsung el dedicar esfuerzos en seguir vendiendo el Note 7. Además, como el marketing de Samsung en móviles es bastante difuso (de ahí el cambio de número del note 6 al 7) es probable que esto también esté afectando a modelos que en principio están bien como el Galaxy S7 o el s7 edge ya que mucha gente los conoce como los “Samsung 7” o los “Galaxy 7”.

Espero que ante esta situación no haya algún fabricante pensando en adelantar a Samsung para aprovecharse de esta situación no vayamos a tener otro teléfono explosivo. Y es que como dije hace 4 años, ser el primero no siempre significa ser el mejor.

Tomado del sitio web de Pepone.

About author
Imagen de perfil de Vichilino

Vichilino

Buenas buenas! Jugando desde mediados de los 90', lo mio son los juegos independientes, estudiante de programación y papá de 2 hermosos fans de Mario Bros. #MasterRace.