1 views
0

Beat Cop – Buscando Limpiar Nuestro Nombre

Beat Cop es un juego de corte point and click, nuestro deber será patrullar el barrio de la calle 630, una cuadra llena de delitos, mafias, bandas y conductores mal amenazados que no entienden el significado de “No Parking”.  En este título seremos el detective Jack Kelly, quien por cosas de la vida es relegado a trabajar como un beat cop (policías que trabajan en zonas específicas haciendo rondas todo el día) mientras trata de limpiar su nombre.

El estudio desarrollador de Beat Cop quiere hacer tributo a todas esas horas que pasaron frente a la televisión viendo series sobre policías hacia finales de los años 80, y con lo que hemos probado, podemos afirmar que lo han logrado, desde la ambientación, diferentes mecánicas, su trama con intriga, drama y humor.

Trama

Todo comienza cuando Jack llega a una casa donde se reporta un posible robo. Subiendo las gradas del inmueble se topa con un tipo que sale corriendo de la puerta principal; Kelly le dispara, hiriéndole de muerte. Mientras revisa al fallecido, escucha un ruido dentro, sin pensarlo, entra a la casa para toparse con una caja fuerte vacía y una ventana abierta, quien quiera que sea, se había escapado con el tesoro que guardaba dicha caja.

La introducción termina contándonos cómo el protagonista es inculpado por un posible homicidio e incriminado en la desaparición de las joyas que había en la caja fuerte. La casa pertenece al Mayor de la ciudad y mientras se estudia el caso y analizan las pruebas Kelly es enviado a trabajar en las calles, como un beat cop.

Durante nuestro primer día en las calles nos toca salir junto con un personaje llamado Fat Mike, a quien relevaremos en la calle 630, pues Mike se jubilara en un par de días y su última tarea será explicarnos como se mueven las cosas en las calles. Mike es un trollazo de primera, y a pesar de que pareciera que no le agradamos, terminaremos queriendo a nuestro compañero en el corto tiempo que le veremos.

Este es el barrio donde patrullaremos, a pie.

El primer día lo pasaremos cumpliendo la orden que nos dio el Capitán, sencillo, “preséntate con los dueños de los locales de la zona”, para que nos conozcan. De paso Fat Mike nos explicara cómo funcionan ciertas mecánicas: hacer una multa por parquímetros vencidos, corretear a un ladrón, esposarlos, llamar por nuestro radio a la grúa o pedir refuerzos. Mike nos dará uno que otro consejo para poder salir vivo día tras día. El final del primer día podrá dejar perplejos a algunos, pues se añade un peso extra a la bastante cargada tarea principal que tenemos.

Justo al final del primer día de juego nuestro antiguo jefe (de cuando éramos detective) nos hace una visita relámpago y nos “tiende una mano” para esclarecer nuestro problema,  a cambio de que nos pongamos las pilas a buscar pistas para saber dónde están las joyas preciosas del Mayor. Es toda una cadena de eventos nefastos; sin más opción, aceptamos la ayuda del ex-jefe, ya que este embrollo con las joyas también lo embarra a él y a su pronta jubilación.

Nadie Nos Quiere

Bajo el rol de Jack nada va a ser cosa fácil, nuestros nuevos compañeros son unos imbéciles, el jefe del departamento es un desgraciado sin alma, que está a un paso de ser el gemelo de Lucifer, nuestra ex-esposa solo sabe pedir dinero, y para hacer todo aun peor, la Mafia local la tiene contra nosotros, sin contar a las bandas callejeras que serán un dolor de cabeza.

Al final de cada dia, tenemos un resumen de lo que logramos.

Jugabilidad

Su jugabilidad point and click es muy bien aplicada al juego, en realidad no sentimos que hace falta la WASD o utilizar las flechas para poder jugar, pero por otro lado, los que estén acostumbrados a jugar con control (como yo) si le echarán de menos. Para jugar simplemente daremos clics donde sea que queramos que Jack se movilice, no se siente retardo en las animaciones a según le damos indicaciones al personaje, y en general las acciones están bien. Si existen algunos fallos en la detección de los clics, pero no son tan graves.

Dentro de las cosas que debemos/podemos hacer en las tareas diarias de este policía lleno de problemas destacan las de poder detener a los vecinos o peatones para requisarles, algunas veces recibimos llamadas de dueños de las tiendas del área pidiendo ayuda. Cada mañana el jefe nos dará nuevas indicaciones, algunas repetitivas, y sin necesidad de completarlas todas; dar una milla extra tirando multas a vehículos con parquímetros pasados de tiempo puede darnos pluses monetarios importantes.

Dependiendo de cómo nos comportemos con los mafiosos o los gangsters, podríamos sufrir represalias de parte de estos, cada acción en contra o a favor de dichos bandos se mide con una barra al final del día, y si fuimos buenos o malos con ellos, la barra se ira a la izquierda –si nos empiezan a odiar, o derecha –si nos agarran “cariño”.

Nuestro nuevo jefe, demostrando afecto.

Quehaceres del Beat

Ser el policía de la cuadra nos tendrá muy ocupados, estamos en una zona conflictiva de Nueva York, los roba-tiendas son pan de todos los días, el trasiego de drogas intenta colarse inadvertido frente a nuestras narices, pero cuidado, si nos metemos con la banda que mueve la droga en el barrio podría costarnos caro, entre más nos metamos con algún bando (italianos y afroamericanos), todo puede ir cuesta arriba.

No es sólo el estar atento a hechos ilícitos, nuestra otra misión principal en el día a día es hacer una cantidad “x” de multas de tránsito a conductores con parquímetros expirados –nuestro jefe nos dirá cuántas, también multaremos vehículos con sus neumáticos gastados  o luces rotas. Claro, nunca falta aquel ciudadano vivaz que querrá tratar de sobornarnos para librarse de la multa,  si queremos la aceptamos, o si queremos ser un buen policía, pues nos negamos rotundamente, pero, a veces estaremos cortos de dinero, y nunca está de más darle una mano a un ciudadano “honrado”. Los escases de dinero de Jack se debe a su exesposa, que le tiene una suerte de pensión alimenticia y debe pagarle $300 dólares por semana, de ahí nuestra necesidad de conseguir una que otra mordida de vez en cuando.

Cada día veremos situaciones distintas: Atender asesinatos y recabar información de los testigos, acudir a lugares donde hay alguna pelea, ayudar a los ciudadanos con cosas tan sin gracia como buscar un gato, llevarle donas a una anciana de 80 años (y no matar su perro en el intento),  darle dinero a algún vagabundo de la calle –que podría terminar siendo nuestro amigo, bueno, son muchas las posibilidades, y además, todas tienen peso con respecto a lo que piensan os mafiosos, la policía, la gente o las bandas criminales sobre nosotros.

Poniendo el respeto en el ‘bloque’.

Arte y Demás

El aire retro en Beat Cop se logra indiscutiblemente, todo lo que podemos ver y experimentar por medio de  los distintos diálogos nos hará sentir en aquella época, la manera de hablar, la música, las vestimentas, las conversaciones sobre una posible invasión rusa, etc, el juego logra meternos de lleno en aquellos tiempos, y si a esto le sumamos el estilo grafico pixelado del juego, todo conforma una pelota enorme de nostalgia ochentera.

Los NPCs tienen sus propias rutinas, podemos distinguir desde los más jóvenes, hasta los mayores, si son de clase media, o de clase baja. Hasta tienen su propia forma de caminar, si prestamos atención, incluso llegaremos a ver aves haciendo sus necesidades en pleno vuelo.

Música

La banda sonora es lo menos llamativo del juego, a nuestro parecer, no es que sea mala, pero dentro de todo lo bueno que encontramos en Beat Cop, lo que menos resalta es  la música. Por otro lado, los efectos de sonido están bien, complementan muy bien todo lo que pasa visualmente en la cuadra donde patrullamos.

Aquí comenzó todo.

Conclusión

Beat Cop es un gran juego, con muchísimo humor negro, los jugadores que ya estamos “grandes” y quienes crecieron mirando series de policías la pasarán genial con los cientos de guiños (en realidad todo el juego es un guiño) sobre dichos shows televisivos de finales de los 80.

Pixel Crow es un estudio independiente localizado en Polonia, fundado en 2014 por Adam Kozlowski y Maciej Maisik. Beat Cop es distribuido por 11 Bit Studio,  disponible para Linux, Mac y PC desde el 30 de marzo de 2017 a un precio de $15. De momento, tiene 4.5 estrellas de calificación en Steam.

 

About author
Imagen de perfil de Vichilino

Vichilino

Buenas buenas! Jugando desde mediados de los 90', lo mio son los juegos independientes, estudiante de programación y papá de 2 hermosos fans de Mario Bros. #MasterRace.