0

Sobreviviendo al Rage Quit en Wayward

En los últimos años, los juegos de corte survivor son una tendencia que vemos una y otra vez. Desde los juegos de grandes compañías, hasta los que vienen por parte de equipos desarrolladores más pequeños. Nosotros hemos estado probando Wayward, un survival con elementos rouge-like por turnos, que nos ha dejado a un punto muy cercano de arrancarnos los pelos de la cabeza -por su dificultad. De momento se encuentra en Early Access en Steam, pero su contenido actual es suficiente para una probadita de lo complicado que puede ser sobrevivir en él.

En la propuesta de su desarrollador Unlok, pareciera no haber algún sentido de piedad, al menos en el modo “hardcore” del juego, en el cual pierdes absolutamente todo al morir, y toca empezar desde cero: el famoso pemadeath. También hay una modalidad para niñas donde puedes volver a nacer e ir corriendo a recuperar tus cosas en el lugar que moriste. Pero aun teniendo la oportunidad de recoger todo, Wayward no deja de ser un título donde vayamos a morir hasta por el ataque de una araña, de hecho, es muy probable que en la primeras dos horas de juego lleguemos a morir unas 10 veces.

Wayward nos pone en una isla de entornos generados proceduralmente, donde despertamos tras un accidente en alta mar, es seguro que nos llevamos un golpazo en la cabeza, puesto que el personaje no recuerda mucho de lo sucedido, aunque en su interior late un pequeño recuerdo sobre un tesoro. Cada vez que una nueva partida inicia, nuestro personaje aparecerá con objetos aleatorios en su inventario, haciendo de cada nuevo juego una aventura distinta, donde buscaremos los distintas maneras de sobrevivir, en relación a lo que llevamos con nosotros, algunas tenemos buenas cosas para comenzar, y otras, es un maldito dolor de cabeza, ¡Y eso es irónicamente adorable!

Recorriendo la isla, buscando comida.

La jugabilidad claramente se enfoca en la supervivencia del jugador, pero mediante turnos, los turnos se manejan de modo que por cada movimiento, ya sea hacia alguna dirección, o cualquier intento de crafteo, o recolección de recursos, eso será un turno que gastemos. A lo largo de la partida debemos reunir recursos necesarios por medio de los cuales crearemos objetos que sirvan a modo de herramientas, consumibles, etc. Todos los objetos que creamos, llegan a gastarse (bastante rápido), y es necesario prestar a atención a aquellos que ya no sirvan.

La modalidad por turnos le da al jugador la facilidad del ‘tiempo’, donde esa pausa en el juego le da la paz necesaria para calcular bien su próximo paso a seguir, algunos entusiastas de la supervivencia y cosas más tiradas a la acción podrían sentir cierta molestia -al igual que nosotros, pero es algo a lo que realmente te acostumbras con el paso de las partidas, y hasta resulta ser un de alivio tener el chance de avistar una culebra y cambiar el rumbo para evitar que la desgraciada te persiga.

Esto es lo que vemos al inicio de nuestra partida #861561.

Lo complicado en Wayward son dos cosas: acostumbrarse a su modalidad por turnos, pues no es normal ver el juego pausado con cada paso que damos, y su intratable dificultad, en lo que menos esperas, te mueres, por un esqueleto asesino de las cavernas, una rata gigante, o por una culebra, eso es sólo el inicio, la lucha por crear herramientas, mantenerlas en funcionamiento, crear fuego, mantenerlo avivado, y conseguir alimento, no van a perdonar, y la permadeath nos regala a quienes le jugamos, un aliciente extra para mantenernos vivos cueste lo que cueste.

Wayward no debería dejarnos engañar por su simpleza artistica, que va muchisimo más allá con su dificultad, realismo, y su gran vertiente de crafteo. Wayward es un aire de frescura no visto anteriormente en una presentación top-down en arte pixelado para títulos de supervivencia. . Además de lograr asentarte en sus mecánicas y jugabilidad, se vuelve un tanto confuso el sistema de crafteo.

La temida pantalla de GAME OVER. Esta fue la partida que más sobrevivimos.

Algunas caracteristicas extra sobre Wayward son sus cinco diferentes biomas, más de 300 objetos para craftear, 10+ horas de contenido gameplay hasta que logremos llegar al final del juego, un pequeño personalizador de personaje, soporte de Steam Worskshop y un envidiable diseño del juego dirigido en gran parte por la comunidad de jugadores y su feedback.

Por último, su música tiene un aire super retro, y va de la mano del arte en pixels del juego. se espera que Wayward es muy recomendado, ofrece demasiado para el precio tan cómodo que tiene ($8), lo recomendamos al 100%, sin ninguna duda y pues aún estando en Acceso Anticipado da contenido para rato. Su desarrollador, el equipo independiente Unlok, está haciendo un gran trabajo.

 

About author

Vichilino

Buenas buenas! Jugando desde mediados de los 90', lo mio son los juegos independientes, estudiante de programación y papá de 2 hermosos fans de Mario Bros. #MasterRace.