0
Streets of Rogue – Libre albedrío rogue-lite

Para empezar queremos comentar (sin ánimos de echarle miel) que Streets of Rogue es uno de los juegos indie de Acceso Anticipado más divertidos que hemos probado. Tiene tanto, pero tanto por hacer, por ver, muchas cosas por experimentar a la hora de realizar misiones, cosas muy chistosas, diálogos que nos harán reír, es simplemente fantástico. Streets of Rogue es un título rogue-lite que se centra en la libertad del jugador para hacer lo que quiera a la hora de enfrentar los distintos escenarios, un juego de acción,  de arte en pixeles, creado por una sola persona al que se le nota el esfuerzo puesto con el único fin de entretener a los jugadores.

El desarrollador comenta tener inspiración de títulos como The Binding of Isaac, pero dotando al jugador la posibilidad de jugar como quiera, le deja experimentar utilizando las distintas mecánicas, con elementos de rol (al estilo Deus Ex) o creando un caos total (un poco de GTA) destruyendo cosas o haciendo añicos a quien se le ponga en frente.

Todo esto, sin tener calabozos, en su lugar tenemos ciudades generadas proceduralmente totalmente funcionales, coo una IA muy bien trabajada, con NPCs que se dedicarán a hacer sus actividades diarias normalmente. Para progresar, el jugador necesitará completar desafios o misiones específicas, claro, de la manera que considere conveniente mediante el uso de las habilidades del personaje que elija -podemos escoger dentro de una lista de hasta 15 personajes, cada uno con habilidades especiales, artículos distintivos de su estilo, con la posibilidad de desbloquear nuevos objetos y ventajas al final de cada nivel.

La pequeña trama del juego nos cuenta -mientras nos enseña como jugar, cómo fuimos aceptados como miembros de la Resistencia, un grupo local que se ha levantado en contra del nuevo Mayor de la ciudad, un personaje vil, que nadie quiere. Tras el tutorial que nos muestra los conceptos básicos del juego (en poco tiempo) con mucho humor, que nos hace ver lo divertido que sera este titulo, somos enviados al cuartel general de La Resistencia, estando en dicho lugar, podemos comenzar a jugar.

Con la tecla «Tab» podemos mirar el mapa y las misiones.

Hablando de nuevo de los personajes, podemos escoger entre muchos, además de sus habilidades, podemos cambiar su aspecto físico, su estilo y color de cabello, tipo de bello facial, o el color de la piel.

Aprender a jugar es sencillísimo; el juego tiene una vista top-down. Después del tutorial nos explican que la ciudad está construida «en capas como una lasagna», y que debemos empezar nuestra cacería (o golpe de estado) desde «abajo», en los barrios bajos, hasta llegar a la parte high class, en la cima de la ciudad, donde se encuentra el Mayor. Existen modos multijugador, local o en línea, aun que de momento, el juego en línea no es funcional.

Lo mejor de Streets of Rogue es la cantidad de situaciones en las que podemos meternos gracias a que cada mapa tiene muchas casas o edificios para buscar objetos, dinero, cajas fuertes, y muchos personajes no jugables que andarán por ahí, dispuestos a darnos una mano, o a sucumbir bajo nuestras garras, las posibilidades se limitan a la imaginación del jugador.  Entre los NPC’s, encontramos científicos que nos ayudaran a identificar objetos raros que encontremos por ahí, nos toparemos con «comerciantes» que venden sustancias ilícitas, las cuales nos dan pequeños pluses en las habilidades a la hora de realizar misiones.

El modo multijugador es probablemente lo mejor.

Algunos edificios pueden ser habitados por mafiosos y si queremos entrar a lootear ha de ser por la fuerza, o simplemente por diversión aunque no sea parte de nuestra misión. Hay muchos NPC’s con los cuales pelear e interactuar, algunos otros también nos pueden dar misiones secundarias si hablamos con ellos. Cada misión realizada satisfactoriamente otorga recompensas como dinero, objetos o habilidades.

El elemento principal de rol viene con un sistema de experiencia. Obtenemos XP tras realizar distintas acciones, como matar a alguien, robar cosas, encontrar «objetos interesantes», y rescatar NPC’s (hay algunos atrapados que no forman parte de nuestras misiones principales) por comentar algunas, incluso uno que otro personaje no jugable se unirá a nosotros para luchar. A estos que se nos unan podremos dotarlos de armas, curarles si le necesitan o pedirles que monten guardia en ‘x’ lugar; aquellos que nos acompañen nos harán compañía hasta que mueran. Dentro del mundo de Streets of Rogue hay cosas que duelen, pero nada como ver morir a tu amigo NPC, ese puñado de pixeles coloridos que te acompañó durante una hora mientras tirabas balazos y golpes como si el mañana no existiera – D.E.P. Gorila.

A veces, no sera necesario luchar, podemos dar dinero a cambio de algún objeto en alguna misión.

Hubo un momento dado en el que decidí usar al personaje del gorila (se vuelve jugable cuando lo rescatas!) para jugar,  cada vez que intentaba hablar con un NPC no podía y me saltaba un mensaje que decía «no sé hablar Español», tremenda sorpresa, delirio de realidad y lógica en el que me vi envuelto, pues no podía hablar con los comerciantes para comprar munición o comida, ni conversar con mis compañeros NPC, porque obvio, ningún gorila puede hablar -Dah, fue realmente chistoso caer en razón. Incluso, este peludo personaje no puede empuñar armas porque sus dedos son muy grandes.

Tenemos tantas variables con las cuales divertirnos en Streets of Rogue, si queremos podemos comer una banana, y darle uso a su cascara para que algún pobre transeúnte o un enemigo caigan y se debiliten, cuidado, podemos caer nosotros también.

Lo más preciado en el juego son los nuggets de pollo, alimento prohibido por el alcalde después de que un dolor de estomago causado por una de estas deliciosas comidas le hiciera pasar un mal rato. Así que si encontramos nuggets, tendremos literalmente: oro. Los rasgos y habilidades especiales se desbloquean con los nunca bien ponderados nuggets.

Dependiendo del personaje que escogemos, podemos llevar mas o menos inventario, usar o no armas, etc.

La rejugabilidad del juego es alta, esto en parte debido a que cada escenario es generado proceduralmente, teniendo niveles diferentes en cada nueva partida. Por otro lado, parece que las misiones principales en cada nivel no varían mucho, lo que hay mucho son posibilidades de realizar las mismas de la forma en que queramos. Lo probamos con con teclado y ratón, pero también se puede jugar con mando.

El juego tiene de todo, en algunos niveles hay ciertas mecánicas que cambian el juego, de ejemplo, existe la de radiación, dicha inclemencia en el ambiente envía radiación a lo largo del mapa que nos hiere, y sólo podemos evitarla entrando en edificios, recordando que algunos edificios no podemos entrar porque son de criminales recelosos con sus propiedades, causándonos problemas si entramos en el edificio con dueños equivocados. Esto hace del juego un corre por tu vida super divertido e hilarante si llegas a entrar a alguna casa «prohibida». En Streets of Rogue, como en cada juego de su genero, una vez morimos, empezamos de cero.

Haciendo un recuento a modo de conclusión, la diversión en Streets of Rogue está asegurada, un juego independiente creado por una sola persona (Matt Dabrowski), al cual se le ve un buen futuro, siempre y cuando Matt haga las cosas bien y haga crecer su juego. Si te gustan los juegos como Hotline Miami o el mismo GTA, pues entonces Streets of Rogue también te puede gustar. De momento se encuentra en Early Access  de Steam, a un precio de $14.99 y una puntuación de «Muy Positivo».

About author

Vichilino

Buenas buenas! Jugando desde mediados de los 90', lo mío son los Indies, aunque juego uno que otro AAA. #MasterRace.