0

Holdfast: Nations at War – Acceso Anticipado

Batallas ambientadas en la época Napoleón, distintas clases de integrantes en cada ejército, puedes ser un Oficial, Cirujano, Capitán, Marinero, Infante; ¿no te gusta usar armas? no se diga más, puedes ser el abanderado y llevar la bandera de tu nación al frente de la linea de batalla (muerte más que segura), ¿muy aburrido llevar una bandera? pues entonces elige la clase de Músico y lleva los redobles al campo de batalla para darle ese impulso extra a tus hermanos de armas.

En Holdfast: Nations at War, hay diversión de todo tipo para cada uno de los jugadores. Las luchas no se limitan al área continental, sino que podemos también ser llevados a la mar, donde siendo marineros de un navío hemos de evitar que nuestro barco sea hundido o abordado por el ejercito enemigo.

Mi primer contacto con el juego fue de aprendizaje y muchas risas, elegí a un pobre y sin ritmo músico; cargando un tambor me uní a la batalla, justo al frente vi a un compañero de melodías, y le pedí que me acompañara hacia donde se enfrascaban nuestros compatriotas en una lucha férrea.

Nos pusimos de acuerdo, y caminamos, pero estábamos mal, no estábamos tocando la misma canción, asi que él se devolvió para hacérmelo saber, no pasaron tres segundos y se comenzó a escuchar un zumbido que crecía y en mili segundos una explosión que nos hizo volar, fue algo tan sorprendente como irrisorio, y me hizo entender, que ni siquiera en nuestro sitio de spawn, estaríamos seguros ante los cañones del enemigo.

¡A la orden Capitán!

Desde nuestra perspectiva, Holdfast se acerca al estilo multijugador en linea de una manera diferente a otros, las mecánicas que ofrece cada clase no distan mucho de cualquier otro shooter, pero el brillo de este shooter recae en la forma en la cual su comunidad se une como familia en cada lucha; nosotros, encontramos tan divertido e incluso ético, unirnos a un grupo de camaradas en el área de nuestro spawn, quienes prestaban atención a los gritos de quien parecía ser un general de acento árabe-francés, llamándonos a formarnos en una línea recta tras nuestro abanderado, camino a una misión de ataque sorpresa (pero más que todo suicida) al flanco enemigo.

Es muy claro que el simulacro de ataque resultó en la muerte y viaje a las estrellas de nuestro pequeño y mal entrenado batallón, pero la experiencia de mirar alrededor a unos 10-15 jugadores con un objetivo en común fue bastante inmersivo dentro de lo que la fanfarria general que el grupo permitía. El siguiente video muestra una parte de esa misión.

La jugabilidad de Holdfast se siente arcade, es difícil atinarle a los blancos con los rifles y pistolas de pólvora de aquellos tiempos, de diez disparos puede que solo atinemos la mitad, y cada muerte que logremos se celebra como si ganásemos la guerra entera. Los tiempos para recargar un arma obviamente toman su tiempo y todo es parte de una guerra llena de limitaciones a las que no estamos acostumbrados si jugamos juegos de épocas contemporáneas, las luchas con espadas son sumamente divertidas, con gritos de por medio (puedes usar el chat de voz y todos los que estén cerca te oyen, incluso del equipo contrario), explosiones de bolas de cañón, disparos por doquier y ”manqueadas” épicas.

Los gráficos del juego son bastante ralos, si jugaron Mount & Blade, pues es un estilo artístico parecido en las texturas, pero con acabados más agradables. Incluso el movimiento de los personajes es recordatorio del título de reinos y asedios medievales de TaleWorlds. No por nada, el estudio desarrollador de Holdfast está compuesto por antiguos integrantes del equipo que se ayudó a crear el Mount & Blade Napoleonic Wars.

Hablando un poco de los servidores, las partidas siempre empiezan inmediatamente una después de otra, nunca hay que esperar a que los servidores encuentren alguna batalla, la latencia alta es inexistente y se todo anda en orden en el aspecto técnico del juego.

Un punto que no encontré para nada agradable es la manera en que pasamos de usar nuestro rifle a usar la bayoneta del mismo, pues es necesario presionar dos bonotes distintos para equiparla (el número 4 para equipar y la ‘x’ para guardarla), lo que al inicio, cuando somos nuevos es bastante complicado, lo bueno es que las personas dentro del juego son muy amables y siempre están anuentes a explicarte el funcionamiento de los comandos.

Holdfast nos lleva al mar en batallas en el océano.

La propuesta de Anvil Game Studios no innova realmente, sí agrega batallas enormes de hasta 75 jugadores por equipo, pero al final de cuentas no ofrece nada nuevo en las mecánicas de disparos o modos de juego. Lo que hace excelente es regalarnos un acercamiento distinto a las partidas online con respecto a lo que estamos acostumbrados, su comunidad no es nada tóxica, y todos siempre están anuentes a pasarla genial siguiendo a quienes intentan tomar el mando (por diversión o porque quizás se lo toman en serio) en sus roles de General.

Holdfast: Nations at War se encuentra en Acceso Anticipado de Steam, y esto no ha sido impedimento para que hasta el momento haya vendido más de 50 mil copias. Es muy divertido, y se recomienda al cien por cien, con batallas llenas de momentos épicos de mucha risa. Aprender. a amaestrar el arte de disparar los rifles de pólvora del pasado no será sencillo, pero todo es parte de un proceso de aprendizaje chistoso en demasía.

About author

Vichilino

Buenas buenas! Jugando desde mediados de los 90′, lo mio son los juegos independientes, estudiante de programación y papá de 2 hermosos fans de Mario Bros. #MasterRace.