0

Rad Rodgers – Análisis

Rad es un niño amante de los juegos de video, tiene una vida normal, va a la escuela, tiene una madre que le regaña por jugar mucho, y se acuesta tarde disfrutando de las experiencias que afronta en su consola favorita. Con lo que Rad no contaba era que por una situación del destino, el mismo entraría al mundo virtual, y seria parte de un videojuego el mismo.

Rad Rodgers es un juego de plataformas, que rinde tributo a juegos de hace tiempo, en los mismos que se inspira para traernos esta experiencia de disparos y saltos. Títulos como Commander Keen y Conker son referencia de partida para Slipgate Studios, mientras que nosotros también notamos una remembranza palpable a Metal Slug con el pasar de los minutos; encontrando coleccionables, cambiando de armas cuando encontramos algunas diferentes en cada nivel, hablando con personajes que nos otorgan mejoras o ventajas y tratando de encontrar la manera de llegar a estancias de apariencia secreta.

La aventura de Rad comienza cuando su consola cobra vida, y un vórtice lo transporta a su televisor donde nuestro pequeño protagonista se vuelve la estrella de su propia aventura. El y Dusty (la consola) se verán ante desafíos llenos de acción, con muchos enemigos que enfrentar y niveles por descubrir, con diálogos muy divertidos – y un poco vulgares, y cinemáticas cargadas de humor.

Dusty

Cada pantalla se siente un mundo distinto, todas muestran un elaborado nivel de detalle, con colores vibrantes, y no se nota algún patrón repetitivo en cada uno de los ambientes que se han intentado recrear. La flora se mueve con el viento, el fuego tiene un acabado muy bueno, los saltos van desde simples brinquitos para niños hasta algunas plataformas inclinadas-resbaladizas super complicadas donde el timing y la reacción van a ponernos a prueba.

Controlando a Rad, iremos haciendo saltos para avanzar o llegar a las distintas zonas, con la jugabilidad de siempre en cada título plataformero, saltando, disparando y/o utilizando a Dusty para un ataque de melee (parecido al manotazo al suelo de Donkey Kong). Las mecánicas se sienten bien, con algunos problemas a la hora de bajar de las plataformas; siempre que saltamos y Rad se ve en la imposibilidad de completar el salto, Dusty intentará aferrarse (por defecto) a la saliente para asi completar la maniobra, esto juega una mala pasada cuando queremos avanzar hacia abajo, pues cuando intentamos bajar (saltando y mirando hacia abajo) Dusty se intentara aferrar a la plataforma de la cual queremos bajar, subiéndonos de nuevo a dicha plataforma.

El mapa del juego

La acción en cada pantalla no se limita al uso de de Rad, en algunas partes de cada nivel hará falta alguna plataforma o parte del suelo, la cual nos engancha a un mini-juego donde controlamos a Dusty; aquí, tenemos que maniobrar con Dusty por angostos laberintos llenos de enemigos o elementos que pueden dañar a nuestra alocada consola viviente. Cuando llegamos al final del minijuego, y le completamos con éxito, la parte del nivel que faltaba aparecerá y podremos seguir adelante.

Siempre vamos a topar con armas distintas, lo cual le da un poco de variedad al juego, muchos de los personajes con los que topamos en cada partida, nos darán rifles lasers, ametralladoras, bombas, y hasta una minigun por comentar algunas. Estos NPCs también pueden darnos gemas (parte de los coleccionables de cada nivel), y corazones para la vitalidad entre otros. Casi siempre estos singulares NPCs tienen algo que contar, comentarios con humor sobre su irrisoria vida personal o algún consejo de vida.

Rad Rodgers nos propone tres distintas dificultades: Fácil, Normal y Difícil, la diferencia entre el nivel más sencillo y el complicado es muy grande, si decidimos jugarle al vergas en la forma complicada, podemos recibir un daño 150% más fuerte, y se mueven con un 125% mas veloces. También fue bueno toparnos con una versión para niños en las opciones (que oculta la sangre y quita el lenguaje para adultos), pues muchos de los diálogos tienen alguna mala palabra o comentarios que son meramente para un público mayor de edad, asi que esta opcion para los pequeños fuer agradable, y más, que el juego tiene un appeal muy llamativo para los pequeñines al ser un niño el protagonista.

Uno de los niveles iniciales

El apartado visual del juego es interesante, las pocas cinemáticas que veremos son de un acabado de buena calidad, y los escenarios propuestos también tienen lo suyo. Al ser un título de plataformas no es una característica que tenga que sobresalir mucho, pero lo que ofrece Rad Rodgers en cuestión de gráficos cumple la tarea y de sobra; flora que se mueve con el viento, agua que corre por algunos de los niveles con riachuelos, el fuego comentado al inicio que se ve bastante bonito, junto con animaciones en Rad y Dusty que son de buen ver. Lo que es el soundtrack no hay mucha queja, son buenas canciones, movidas, y ayudan mucho al estilo del juego. El único problema que hallamos con ellas, es que los cambios de una pista a otra son algo extraños, las pistas no son continuas, sino que cuando una termina, se nota un silencio sepulcral de un segundo, para luego comenzar con la siguiente pieza de audio, esto se siente algo molesto y saca un poco de la inmersión del momento.

Rad Rodgers es un título recomendado, quienes crecieron entre plataformas, saltos y disparos, la van a pasar muy bien entre uno que otro guiño al pasado recorriendo los diferentes niveles en busca de los super-escondidos collecionables. Con una historia original, protagonistas divertidos, jugabilidad amigable para chicos y desafiante para grandes, Rad Rodgers hará nos dará sus buenas horas de diversión.

7.0

Calificación

Calificación

Lo bueno
  • Protagonistas con buena chispa

  • Muy buena calidad gráfica

Lo malo
  • Algunos coleccionables nos darán dolores de cabeza

  • A veces bajar de una plataforma resulta molesto

Sobre el autor

Vichilino

Buenas buenas! Jugando desde mediados de los 90', lo mio son los juegos independientes, estudiante de programación y papá de 2 hermosos fans de Mario Bros. #MasterRace.