0

Dead In Vinland – Análisis

La temática nórdica está muy de moda últimamente, podemos verlo en series como Vikingos, o videojuegos como Hellblade Senua’s Sacrifice, o The Frostrune solo por comentar un par. En esta ocasión, venimos a probar Dead In Vinland, un juego que se ambienta en la era vikinga, en el que tomamos control de una familia (padre, madre, hija, y la cuñada) de nórdicos exiliados de su propia tierra que buscan sobrevivir en una isla a la cual llegaron tras naufragar después del azote de una tormenta. Dead In Vinland trae mecánicas de gestión y manejo de recursos que van de la mano de la supervivencia -por turnos, un poco de crafteo y peleas por turnos también; juntos forman un excelente juego de rol que nos tendrá siempre al borde de la hambruna, desesperación, y sobretodo de la muerte.

Tras el aparatoso naufragio, la familia busca un lugar donde volver a empezar. Al localizar un lugar que pareciera ser el ideal, pasa el primer día y todo parece empezar a tornarse menos lúgubre. No pasa mucho tiempo hasta que conocemos al villano de la isla, un guerrero temible muy poderoso que nos da una paliza y exige un tributo semanal para que no nos haga daño. Dicho tributo consiste en darle ‘x’ cantidad de algún material o recurso cada siete días. Parece sencillo, pero con la cantidad de cosas por hacer y a tomar en cuenta, se vuelve un trabajo muy arduo llegar al séptimo día con la petición del barbaro desgraciado. No cumplir con el tributo, acarrea consecuencias gravísimas (cough, cough, game over, cough…).

Dead In Vinland

Dead In Vinland basa su jugabilidad en turnos. Ya sea durante el manejo de nuestro campamento en las diferentes mejoras y nuevas construcciones necesarias para la supervivencia de nuestros personajes o en las batallas -las cuales salen de manera aleatoria durante las pequeñas caminatas de exploración de la isla que debemos de realizar. Ambas opciones han sido realizadas de gran manera, y se sienten genial en cada aspecto, todo funciona excelente y existe un gran balance en la dificultad para sobrevivir, más no tanto en las peleas, las cuales siempre ganaremos por una diferencia apabullante.

En nuestro turno para gestionar el campamento, debemos asignar a cada integrante a una tarea, y siempre tendremos pocas manos en relación a la cantidad de tareas que necesitan ser realizadas; de aquí viene la dificultad y el reto real en Dead In Vinland. Porque casi siempre quedará algo por fuera, y ese ”algo” siempre termina siendo una necesidad. Las tareas se reparten en diferentes escenarios que conforman el área de juego. Para esto, nuestro campamento está dividido en cinco áreas:

Naufragio. Acá está una parte de la playa de la isla, donde aparecemos y quedan los restos de nuestro barco; podemos aprovechar los primeros días para tomar recursos del navío y comenzar a armas cosas en el campamento. También sirve para crear una pequeña zona de descanso para quienes estén agotados, y colocar una tienda para atender a los enfermos o crear medicinas.

Zona de Construcción. En esta locación creamos el taller, donde vamos a crear todas las mejoras y daremos forma a los distintos objetos o artículo que nos sirven para hacer las edificaciones para ir mejorando nuestro hogar. De paso, sirve para colocar una taberna donde las penas pueden ser ahogadas y la depresión queda en el olvido tras un par de jarras de cerveza. ¡Skoll!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Refugio. Las raciones de agua se recolectan aquí, se puede hervir el agua para evitar enfermedades. Frente al refugio podemos colocar la olla de cocina, donde el pescado y otras carnes de animales pueden cocinarse, la comida cruda puede acarrear malestares. ¿A quién le gustaría comerse un muslo de pollo crudo? A nadie.

Cultivos. Existe una pequeña zona verde, en la que se puede recolectar frutas y variedad de plantas de carácter medicinal, o buscar semillas que podamos planta en esta parte del campamento creando un jardín para tener nuestro propio acopio.

Bosque. No es precisamente un bosque, pero es el lugar para cortar leña y tener combustible para el fuego de la fogata. Funje como estación de pesca en la que podemos tener asegurado un filete cada noche (siempre y cuando el pescador sea realmente capaz). Y también, se puede usar una mesa con un mapa, desde el cual los exploradores van en busca de nuevas zonas en la isla (hay 150+ zonas para explorar) tratando hallar algún comestible, y otro loot aleatorio dependiendo de la zona. Acá, es posible encontrar peleas con enemigos, que son otro elemento presente en Dead In Vinland.

Dead In Vinland

Para mí, el balance de dificultad está un poco más inclinado a hacernos la partida complicada, y eso se agradece, porque no llega a un nivel en el que se vuelva imposible o molesto jugarle, si no que de verdad nos pone un reto por delante. Es muy realista en el hecho de que debemos enfocarnos en suplir las necesidades básicas como el agua, comida y fuego; pero no se olvida del aspecto mental, pues ninguno de los personajes está exento de caer en una crisis depresiva que le lleve a la muerte. Otro punto al que tenemos que echar un vistazo siempre es a lo físico, el cansancio, enfermedades y lesiones son otros tres aspectos de los cuales pende la vida de cada uno de los integrantes del grupo. Si alguno de estos llega a un porcentaje de 100, morirán.

Y es que de verdad que hay que pellizcarse, me pasó varias veces que por dormido al final del día no tenía agua para beber, y la deshidratación pasó factura. De igual manera con la madera, en uno de mis turnos olvidé recoger madera, y en la noche no había fuego en la fogata debido a la falta de algún objeto combustible. Todo esto hace mella en general, sin fuego, hay frío, lo cual acarrea posibles enfermedades y la imposibilidad de tener agua potable, así como no poder salir a explorar por falta de agua. Todo está muy bien pensado, y lograr llevar un balance perfecto es tan poco probable como lo sería en la vida real (en aquellos tiempos y dadas las circunstancias de la trama) debido a la cantidad de cosas por hacer, el poco ‘personal’ disponible, y la cantidad de males que les afectan o afligen.

Dead In Vinland

No hemos hablado mucho de los personajes, momento hay 14 personajes jugables y ellos son el eje principal que mueve el juego. Tenerlos contentos, descansados, y saludables es uno de los objetivos principales. De hecho, ya comentamos algunos anteriormente, pero no está de más comentarlos un poco a fondo; cada uno de los miembros del grupo, cuenta con cinco estados de salud independientes: fatiga, hambre, enfermedad, lesiones, y depresión. Hay muchísimos factores que ayudan a que cada uno de estos empeore, como el trabajo en exceso sin descansar, comer alimentos que pueden causar malestares, pelear y sufrir golpes graves, o el simple hecho de recordar la decadencia en la que se vive. Todo esto dentro de una maraña argumental que nos mantiene entretenidos al final del día, cuando ya siendo de noche todos se juntan frente a la fogata para comer lo que haya (o no comer nada). Este es el momento donde el elemento narrativo aflora, y vemos como nuestros vikingos se enfrascan algunas veces en dimes y diretes que afectaran su ánimo, y sus relaciones personales, todas, con un efecto general en sus estados de salud.

Las peleas o batallas no pasan tan a menudo, pero cuando suceden caen como soplo de aire fresco. La modalidad para las peleas me recuerdan mucho a Gwent, el juego de cartas de CD Projekt Red que salió como un tipo de spin off del asombroso The Witcher 3. El campo de lucha está formado por

Cada evento donde peleamos, nos lleva a un escenario donde podemos elegir hasta tres integrantes del grupo. Estos se medirán frente a otros enemigos de apariencia nórdica (pueden ser 1 hasta 3 contrarios). Cuando la batalla da comienzo, simplemente de utilizar los ataques de nuestros guerreros hasta vencer al último del bando contrario. Salir vencedores otorga XP para quienes pelearon, y objetos para el campamento, llámense comida, recursos, u objetos especiales potenciadores.

Dead In Vinland

El apartado estético es bonito, no es asombroso, pero cumple muy bien, la ambientación es muy buena y cuando estás bastante enfocado en las necesidades y cosas necesarias para sacar adelante al grupo, de verdad nos sentimos parte de la situación. Hay que ser honestos, y decir que aunque los diálogos abundan, y son un elemento agradable, el tipo de lenguaje que se usa no parece muy real en el sentido de la cultura que se retrata, ni de la época que se aborda, y en su lugar, pareciera que estoy mirando los subtítulos de alguna película americana.

Dead In Vinland es un título casi perfecto, con una buena ambientación, sonido agradable -aunque algo repetitivo, pero sobre todo con muchas cosas por hacer. que aunque las haremos siempre al filo de la muerte, nos mantienen pegados a nuestra computadora con el siempre confiable ”solo un día más y me voy a dormir”. Porque cada día es diferente, con nuevas zonas para descubrir, secretos, alguna cosa nueva qué aprender o mejorar en nuestro humilde campamento. Dead In Vinland es un excelente título Indie, su desarrollador pasa pendiente de la comunidad y realizando mejoras a pesar de que el juego fue lanzado a full sin pasar por el Early Access de Steam. De momento tiene un precio de $15 USD, y vale la pena cada maldito centavo.

9.0

Calificación

Calificación

Lo bueno
  • Gran arte gráfico y ambientación

  • Se vuelve adictivo

  • Mecánicas y jugabilidad fantásticas

  • Dificultad alta y retadora

Lo malo
  • Poca rejugabilidad

  • El lenguaje no encaja con los nórdicos

About author

Vichilino

Buenas buenas! Jugando desde mediados de los 90', lo mio son los juegos independientes, estudiante de programación y papá de 2 hermosos fans de Mario Bros. #MasterRace.