0

The Witcher 3 – Análisis

Contabase una historia de unos ratones que echaban unos carajones como cíclopes de gordos y era que habían comido una ballena que había arribado a fenecer a las costas no ha mucho tiempo. A los aldeanos les hacía mucha risa ver tales carajones, mas pronto los ratones empezaron a multiplicarse y seguían echando los mismos dichos carajones y pronto la aldea se empezó a cubrir de un montón de cagarrutas y una peste tal, que se llenó de muchos gusanos y moscas y moscos, por lo que empezaron a venir muchas enfermedades. Cuanto más limpiaban los aldeanos, más se cubría la aldea de los sobredichos carajones, que no había forma de desfacerse de aquellas inmundicias por más que querían, pues cada vez había más ratones y más éstos cagaban. Así que hubo que llamar druidas e magos e magas e apotecarios, mas no había forma alguna de desfacerse de aquellos carajones, ni nadie sabía cómo ni cómo no, acontecía una cosa tal en aquella aldea. Hasta que llamaron a un brujo, pues no podía ser sino cosa de maleficio o encantamento.

Así, de esta forma es cada dos por tres esta maravillosa y épica aventura, que consumirá las horas de tu vida como carajones de ratones o de cabra que, de estos bichos son los carajones. The Witcher está basado en la obra literaria de Andreij Zapkowsky, que ya andaba metiendo poco ruido en las librerías allá por los años 90 y, sólo alguien muy friki, podía fijarse en ella. Hoy, todo Cristo tiene su ejemplarito de los libros de Wiedzmin bajadito de Internet, como está mandado. Modas y gurús de la Virgen.

Paisajes hermosos

The Witcher bebe de la clásica fantasía épica occidental y las leyendas y el folklore que ha acompañado a nuestra vieja Europa desde el albor de los tiempos y narra una historia con un toque diferente y personal, pero que no deja en ningún momento de seguir las reglas clásicas de la fantasía épica. Geralt de Rivia es un brujo cuyo destino está ligado al de un ser con un poder inconmensurable, que puede cambiar el destino del mundo que todo este rico catálogo de personajes habita, al igual que el destino de otros mundos. Por no hacer spoilers ni del juego, ni de los libros (no os los bajéis, que tampoco son tan caros), dejaremos la descripción de la historia en este punto, tan sólo añadiendo que la riqueza del Universo de esta obra es gigantesca, al nivel del Señor de los Anillos, Juego de Tronos, Conan o cualquier otro exponente del género que se nos pueda ocurrir.

The Witcher III Wild Hunt es el máximo exponente de RPG de acción que se ha hecho hasta la fecha. La inmensidad de su historia y sus misiones pueden llevarte ante situaciones tan variopintas como la que nos hemos inventado al comenzar esta review. En serio. La gran variedad de misiones hace que en un momento estés batallando contra una legión de nekkers, un basilisco o incluso limpiando caca de ratones. Todas historias entrelazadas la una con la otra. Esta gran variedad de historias le da una gran inmersión al juego y hace que los contratos y misiones secundarias quieran hacerse por parte de los jugadores y que no resulten aburridas, pues en todas se descubre algo o aportan alguna cosa. El Universo de The Witcher tiene un lore inmenso, lo que hará las delicias de los amantes del rol y de las historias de este género. Aunque, bien es verdad que puede resultar abrumador en un momento dado, en este mundo nuestro con tanta prisa y sin tiempo para nada.

En el apartado gráfico de este juego resulta de lo más potente. Hay que tener un buen pc para moverlo, pues cada paisaje, cada personaje, todo está hecho cuidando hasta el más mínimo de los detalles (aunque está muy bien optimizado para equipos menos fuertes). Sin entrar en el debate de si hubo el famoso downgrade o no, este juego es una bestialidad gráfica y necesitaremos tener buenos componentes si queremos moverlo en condiciones. Si uno lo quiere disfrutar ya con todo a la máxima calidad, ni mucho menos lo va a poder hacer con el legendario PC gamer de 400 o 600 euros. Por no hablar ya de lo que hubiera sido de no producirse el celebérrimo downgrade.

Más paisajes hermosos

El apartado sonoro es la crema. Desde el acompañamiento musical hasta el trabajo de los actores, poniendo la voz de los personajes. Con una música en la que preponderan los instrumentos de cuerda, de toque medieval y en la que no falta su buena dosis de acompañamiento vocal, cada melodía te pondrá los pelos de punta. Da igual si estás jugando a la baraja y putañeando en Novigrado, cazando boiras en las marismas de Velen, comprobando quién aguanta más las puñadas, el hidromiel y el olor a peces podridos en Skellige, la música contribuye a la perfección en destacar la atmósfera y el contexto adecuado en todo momento y en darle aún más inmersión al asunto.

Podría escribir hasta el infinito diciendo cosas de porqué este juego es una obra maestra imprescindible y aún así, siempre faltaría algo que decir de cualquier cosa. En definitiva, si deseas perderte en la inmensidad de un juego de rol, hasta el punto de “jubilarte” del mundo videojueguil con un título, déjate de historias que éste es el clave. Es el tuyo. The Witcher III tiene de todo, incluso fallos y carencias, sí (como bugs y glitches y que en ningún momento dejas de ser el puto Geralt de Rivia). Que no te coman la cabeza con las historias de lo que acabo de poner entre paréntesis ni con lo del puto sentimiento de urgencia. El pequeño saltamontes no tenía sentimiento de urgencia alguno y sí lo tenía al mismo tiempo. No le des más vueltas y hazte con The Witcher III. Lo disfrutarás como un enano y la experiencia será exclusivamente tuya a cada vez que lo hagas.

Puedes leer la entrevista que tuvimos con el Director de The Witcher 3, Konrad Tomaszkiewicz aquí.

9.5

Calificación

Calificación

Lo bueno
  • Historia y narrativa impresionantes

  • Gráficos hermosos con paisajes increíbles

  • DLCs que sí valen cada centavo (hasta sientes que le robas al desarrollador)

  • Excelente optimización

Lo malo
  • Algunos errores de bugs