0

Moonlighter – Análisis

En el mundo de Moonlighter soy el dueño de una tienda de objetos durante el día. Tengo que atender a los clientes que llegan a los largo de la mañana o en la tarde. Parte de mis labores son colocar nuevos artículos para venta cuando los estantes se vacían, bajar los precios cuando están muy elevados, subirlos cuando pareciera que podría sacarles un poquito más de ganancia.

Para saber si los precios son elevados o demasiado bajos, puedo ver las reacciones de mis clientes al inspeccionar aquellos buscan comprar, cada vez que ellos sientan que algo es muy caro no dudarán en mostrar su fastidio, ya sea dejando el item en la urna sin llevárselo, o si deciden comprarlo aunque sea un precio usurero, lo llevarán, pero a regañadientes. Los precios puedo cambiarlos al interactuar con los mostradores que almacenan los enseres de mi tienda. Con presionar A (mando de Xbox), se abre un menú para colocar otras cosas para vender y asignarles un precio en concreto. Cada objeto tiene una pequeña descripción, que viene acompañada de los precios recomendados a según las reacciones pasadas de los clientes que interactuaron con ‘x’ item en los diferentes mostradores.

Moonlighter

Esto anterior es la vertiente de gestión y quizás simulación en Moonlighter, más tirado a casual, pero no deja de ser un pequeño simulador de  tienda. En la tienda tenemos otras pequeñas mejoras a realizar, como conseguir un ayudante, mejorar la tienda en cuestión de su tamaño, e incluso tener una sección de ‘rebajas’. Las actividades de comercio toman unos 5 minutos, y no se sienten aburridas, más bien, ver a los clientes entrar y observar los objetos, o atenderles cuando desean comprar algo es divertido y ameno, la música ayuda mucho, pues tiene una banda sonora hermosa.

Pero cuando el día se acaba, y la noche tiene lugar, empieza la mejor parte del juego: la aventura, los calabozos y la acción empaquetados en su elemento rolero y de rogue-lite. Al caer la noche obtengo acceso a los calabozos. Son cinco diferentes calabozos, que se abren uno tras otro conforme vamos venciendo a los jefes finales de cada mazmorra.

Aquí, los calabozos son generados proceduralmente, como es costumbre recientemente en los juegos de este género, cada vez que entremos a un calabozo, siempre encontraremos todo completamente diferente, esta variedad ayuda a evitar lo repetitivo y siempre se agradece. Cada mazmorra tiene sus monstruos, algunos super fáciles de eliminar, pero otros sumamente complicados de vencer; algunas veces entraremos a una escena llena de enemigos relativamente débiles, pero acompañados por otros más complicados, lo que requiere utilizar una estrategia inteligente pues morir en medio de la batalla nos lleva a perder todo lo que hallamos encontrado hasta ese momento en el calabozo.

Moonlighter

Y, ¿Por qué es tan malo eso morir? En Moonlighter resulta terrible morir en las mas morras porque cada objeto que encontramos en ellas es para ponerlo a la venta en nuestra tienda. Si no llevamos objetos a casa, no tendremos que vender, y por ende no haríamos dinero para avanzar en las distintas áreas de mejora en el título.

Las mejoras no se limitan a lo que nos pertenece, por medio de uno de los personajes más conocidos del pueblo, me entero que tengo el trabajo reconstruir la zona para que otra vez sea lo que fue antes, el cliché sirve para meternos un poco más de trabajo, y tener una amplía gama de cosas en las qué preocuparnos. El pueblo es de un tamaño pequeño, y el único lugar donde se puede explorar (si es que en realidad cabe la palabra) son las mismas mazmorras.

A la hora de entrar en batalla con los enemigos, tenemos dos posibles sets de armas que podemos cargar. Presionando LT cambio entre mi espada y escudo, o mi lanza; portar estas me da una versatilidad extra para enfrentarme a los monstruos que me esperan en los oscuros laberintos de la muerte de Moonlighter, y tienen un papel determinante en la estrategia a utilizar en situaciones de apremio cuando muchos enemigos me rodean en las partes complicadas.

Moonlighter

Las armas y otras piezas de equipo se pueden mejorar, subiendo sus estadísticas de ataque y defensa. Para mejorarlas tuve que construir la vieja forja del pueblo, y gracias a ciertas piezas que encontré en una de mis incursiones nocturnas, pude mejorar mis armas, claro, no sin antes darle una cantidad de dinero bien cariñosa al herrero del pueblo.

Moonlighter tiene un arte pixelado muy bonito. A ello es bueno agregarle sus animaciones de gran calidad, sobre todo en Will, el personaje principal, en quien se notan movimientos fluidos y muy bien trabajados cada vez que rueda por el suelo para evitar enemigos o al dar sus golpes contra los monstruosos enemigos que plagan la noche.

En resumen, un juego aceptable, no resalta, ni es malo. Lo siento más como un título casual para pasar un rato bastante agradable manejando nuestra tienda durante el día, y arrancando cabezas de criaturas espeluznantes mientras pasa la noche. Sus mecánicas son bastante sencillas, divertidas y la curva de aprendizaje es prácticamente inexistente (en buen sentido). Se recomienda usar un mando para jugarlo.

7.0

Calificación

Calificación

Lo bueno
  • Banda sonora de calidad

  • Buen mix de gestión y beat em' up

  • Calabozos complicados

Lo malo
  • Los que no tengan mando podrían pasarla mal

 

Sobre el autor

Vichilino

Buenas buenas! Jugando desde mediados de los 90', lo mio son los juegos independientes, estudiante de programación y papá de 2 hermosos fans de Mario Bros. #MasterRace.