0

7 Days to Die – Primeras Impresiones

Dentro de la infinidad de juegos de supervivencia con zombies, pocos llegan a tener bastante fuerza para seguir sin estancarse. Algunos tienen una pinta increíble, pero terminan trágicamente en el baúl del recuerdo, otros, como 7 Days to Die, llegan con una portada de libro que algunos evitarían, pero en su interior, encontramos un libro lleno de grandes historias dignas de nuestra atención.

7 Days to Die es un título de supervivencia en un ambiente que solo tiene desolación, zombis (y cualquier derivado de estos), y muerte. Para jugarlo podemos escoger entre probarle solos en el modo offline, acompañados por amigos en un servidor local -que sería nuestra PC, o en un servidor del juego poblado por otros jugadores a lo largo del mundo.

Lo mejor para comenzar a familiarizarse con todo es empezar solos o con amigos en un juego propio. La gran cantidad de cosas que podemos hacer en 7 Days to Die puede ser demasiada carga para llevarla de una vez a un servidor PvP (jugador vs jugador), así que siempre es sano comenzar de a pocos.

7 Days to Die

Cuando comentamos que hay cantidad de cosas no exageramos. Lo primero que el juego hace cuando carga su extenso mundo abierto, es apresurarte a crear los elementos necesarios para sobrevivir al menos tu primer día. No sería nada raro morir en los primeros diez minutos, cuando los perros infectados buscan nuestra sabrosa carne para llenar sus estómagos; peor se vuelve cuando cae la noche, pues los zombies se mueven a una velocidad mayor al irse a dormir el sol. Apresurarse a completar el tutorial-in-game es más que aconsejado. En él, aprendemos lo que es el sistema de crafteo, que sirve para crear herramientas, ropas, armas, vehículos, elementos de construcción, todos, bajo un complejo sistema de árbol de habilidades que toma bastante tiempo en conseguir desbloquearse por completo.

Vamos a explicar esto un poco, para crear la mayoría de objetos necesarios, debemos ir en busca de sus diferentes componentes. Si por ejemplo queremos un crear un pico de hierro para hacer una cueva y buscar oro, debemos empezar por encontrar la receta que nos permita aprender a producir dicho item. Ahora bien, una vez sepamos cómo se hace un pico, necesitamos madera para el mango, y hierro para la punta y pala. Encontrar estos dos últimos no es complicado, pero cuando a crear un artículo se une la necesidad de erigir una base capaz de resistir el azote de zombies y muchos otros enemigos horrendos, todo es complicado.

7 Days to Die

Para lograr dar con esa cantidad de cosas necesarias, el mapa tiene un tamaño bastante amplio. Podemos optar por jugar en el mundo base, o crear uno random con ciertas opciones que podemos cambiar previo al inicio de la partida. Cada mundo del juego contará siempre con cuatro biomas diferentes, que van desde bosque, nieve, desierto, y una zona quemada y más desolada que el resto. Todo lo que veamos en el entorno se puede destruir, autos, edificios, el suelo, cualquier cosa se puede hacer o deshacer, el motor del juego es fantástico en este aspecto, y forma parte de sus puntos altos. Por otro lado, el apartado visual podría hacer que algunos no hallen gusto en el título, pero una vez le probamos, lo visual queda atrás, y es fácil enamorarse de su jugabilidad, mecánicas y la prueba en que nos pone a cada paso que damos.

Y es que para hacerlo todo más complicado, el desarrollador ha agregado al juego una característica que le hace distinto del resto de su género. Cada séptimo día, habrá una horda que vendrá a por nosotros. No importa en qué lugar estemos, los muertos vivientes llegarán hasta ese lugar a devorarnos. Por eso, el tiempo es oro en 7 Days to Die, y mientras evitamos la hambruna, resfríos, la disentería, y a enemigos que no darán tregua, tenemos que concentrarnos en buscar las provisiones necesarias para construir el bunker o edificio fortificado que sea capaz de repeler los ataques de los zombies.

Lo divertido es que no todo queda en la primera horda del primer séptimo día, siempre, tras siete días otra nueva oleada vendrá, más fuerte que la anterior. Por eso, siempre se vuelve necesidad recolectar provisiones, comida, recursos, y lo principal nuevas recetas que den el conocimiento para obtener nuevas tecnologías, la horda del día 70 haría añicos nuestra humilde pared de madera, por ende, aprender a crear hormigón es necesario.

7 Days to Die

Como es de imaginar, todo este trabajo es abrumador para una sola persona, por eso el título se disfruta más en compañía de amigos. Algunos dedicándose a escavar, otros a recolección de carne para cocinar, otros pueden ir en busca de chatarra, y aquellos con afinidad para las plantas, pueden dedicarse a comenzar un jardín que provea de algunas legumbres a nuestra guarida.
7 Days to Die es impresionante, su tamaño, dificultad y enorme cantidad de cosas por hacer que trae nos va a tener ocupados por mucho tiempo, y más, si nuestros compañeros del gaming se unen a nuestra lucha por sobrevivir a ese nuevo séptimo día.

7 Days to Die se encuentra en Early Access de Steam, una plataforma que permite a los desarrolladores lanzar su juego a la venta, pero a la misma vez irle desarrollando de la mano del feedback de la comunidad que lo juega. Con un precio que suele rondar los $24 USD en distintas tiendas digitales, podemos recomendar 7 Days to Die a los amantes de la supervivencia, a los que gustan de mundos abiertos y totalmente explorables, siempre recordando que se encuentra en desarrollo, y a veces las cosas suelen cambiar cuando los juegos están en dicho estado. Y para cerrar con broche de oro, una partida con nuestros amigos, Los Plata, defendiéndonos de una de las hordas en el día 56.

Sobre el autor

Vichilino

Buenas buenas! Jugando desde mediados de los 90', lo mio son los juegos independientes, estudiante de programación y papá de 2 hermosos fans de Mario Bros. #MasterRace.