0

The Mooseman – Análisis

The Mooseman es un peculiar juego, muy contemplativo, cargado de una atmósfera muy artística, que ha sido creado por Vladimir Beletsky y Mikhail Shvachko, en el cual, a pesar de su corta duración y su simplicidad, en lo que a jugabilidad se refiere, viviremos un viaje mitológico hacia la ascensión de nuestro personaje a través de los mundos, con el fin de llegar al Mundo Superior, el Mundo de los Dioses, del conocimiento, la Iluminación. Mooseman es una explicación alegórica del periplo del Ser Humano a través de la vida, desde el principio hasta el final, explicado a través de la peculiar visión de la mitología de Parma o Perm, una región rusa que se encuentra en los Urales y en las orillas del río Kama, principal afluente del Volga.

Aunque se desconoce el origen de la etimología de Perm, se sospecha que es de origen Komi; no sólo dio nombre al período geológico conocido como pérmico, sino que también es la ciudad en la que se inspiró Boris Pasternak para crear la ficticia Yuriatin en su inmortal obra literaria Doctor Zhivago, la cual alcanzaría su apoteosis artística a través de su inolvidable adaptación a la gran pantalla, bajo la dirección de David Lean y con unos intérpretes de la talla de Omar Sharif, Julie Christie, Geraldine Chaplin o Alec Guinness, entre otros grandes.

De hecho, Perm cambió su nombre por Molotov, en honor al político soviético estalinista Vyacheslav Molotov, que fue Ministro de Asuntos Exteriores de la Unión Soviética, artífice del Pacto de no agresión germanosoviético, conocido como pacto Molotov- Ribbentrop. También prestó su nombre al cóctel Molotov, pues durante la guerra de la Unión Soviética contra Finlandia (Noviembre 1939- Marzo 1940), Molotov dijo por radio a los finlandeses que el Ejército Rojo no estaba bombardeando, sino enviando cajas de alimentos. Los finlandeses comenzaron a llamar cajas de pan Molotov a las bombas soviéticas. “Si Molotov pone la comida, nosotros pondremos los cócteles”, decían. Perm llevaría el nombre de Molotov desde 1940, hasta 1957.

A través de Perm circulan los ferrocarriles Transiberiano, Transmongoliano y Transmanchuriano; los cuales, especialmente el primero, conectan la parte europea de Rusia con su parte en el lejano Oriente, además de conectar con Mongolia, China y Corea.

A día de hoy, Perm es una ciudad altamente industrializada, que cuenta con gran cantidad de recursos minerales; producción de electricidad, por el embalse del Kama; una eficiente producción agrícola, a pesar de su pequeña extensión y el duro clima y también cuenta con industrias madereras. Además de éso, es un importante enclave cultural, en el cual se encuentra el Teatro de Ballet y Ópera Pyotr Illych Tchaikovsky y una buena cantidad de museos y centros educativos.

The Mooseman es un juego muy artístico, como ya hemos dicho, el cual recoge todas las leyendas y tradiciones de Perm, para contarnos una leyenda sobre el origen de los Komi, quienes eran pastores y cazadores de alces, de ahí el título Mooseman. La historia da comienzo con un chamán, quien, con una cabeza de alce en su propia cabeza, es capaz de ver aquello que está oculto y en otros planos de la realidad, en cuanto a la existencia en sí. Partiendo de un bosque, debe ir caminando y deteniéndose ante varios portentos y señales que irá encontrando, además de criaturas mitológicas y sobrenaturales. Así sucesivamente y a través de bosques, ciénagas, cuevas y enclaves situados en la taiga.

The Mooseman

Su jugabilidad es de lo más sencillo y simple. Hay que mover al personaje a la izquierda o a la derecha, dependiendo de hacia qué lado debamos avanzar. Es muy habitual que nos encontremos varios puzles y tengamos que ir en una dirección u otra, de forma secuencial para resolverlos. Al mismo tiempo, contamos con teclas de acción: la barra espaciadora para activar o desactivar nuestra “visión oculta”, cosa que tendremos que hacer muy a menudo, tanto en la resolución de los antedichos puzles o para poder ver todos los detalles que nos rodean; mientras que otra es la tecla X, con la que podremos activar y desactivar un fuego protector, el cual nos defenderá de los ataques de espíritus malignos y nos iluminará en determinadas zonas.

En lo que se refiere a gráficos, es un juego en 2D, con desplazamiento lateral y con un peculiar y fortísimo tono artístico. Un verdadero lienzo en movimiento con el que poder interactuar. Los creadores han sabido muy bien otorgarle ese apartado artístico y darle al jugador la posibilidad de completar el lienzo a su talante, aunque con pocas variaciones, ya que, por desgracia, The Mooseman no es un título muy rejugable.

Y he aquí que viene mi apartado favorito. El sonoro. The Mooseman no sólo cuenta con sonidos reales del ambiente de la taiga, trasladados aquí a la perfección, ni con la cálida voz de su narradora. También está ambientado con una banda sonora bellísima, que se compone de cantos populares Komi y música coral, toda ella muy atmosférica. Dicha música está compuesta por Mikhail Shvachko, dirigiendo al Colegio de Arte y Cultura del Krai de Perm. Dicha banda sonora puede comprarse como contenido descargable por 2,99 €. Todo el apartado sonoro en su conjunto nos atrapará y nos transportará a unos tiempos pretéritos, prehistóricos y atemporales, al par que a una extraña comunión entre el hombre y la naturaleza y en busca del sentido del ser, en cuanto a su existencia.

The Mooseman

En definitiva, The Mooseman no es un juego común, ni es para todo el mundo. En nuestro deliberadamente obstinado afán por conseguir integrar de una vez por todas los videojuegos en el mundo de la cultura y las artes, The Mooseman es una obra que ha logrado excepcionalmente bien este objetivo. Es una lástima, por otra parte, que debido a las limitaciones del presupuesto, pues es un juego indie, no se haya podido invertir un poco más de tiempo en su jugabilidad, a fin de hallar un equilibrio entre su arte y su divertimento. The Mooseman está disponible en cuatro idiomas: ruso, la lengua materna de los creadores del juego; inglés, francés y alemán. Además tiene la voz de una narradora femenina en ruso. También creo haber leído en algún foro que se puede poner la voz hablada en otro idioma, inglés o alemán, si mal no recuerdo.

Con ésto no pretendo decir que se pase de artístico y sea poco juego. Para lo que es, el juego es una obra perfecta en todos sus apartados. La pega es no haber podido disponer de más recursos para seguir rematándola y hacer que sea sublime. No se han quedado muy lejos. Si estos creadores siguen por este camino y disponen de más recursos, quizá nos puedan volver a sorprender en el futuro. Un juego imprescindible.

7.0

Calificación

Calificación

Lo bueno
  • Una pasada visual

  • Banda sonora fantástica

Lo malo
  • No hay mucho qué hacer
Sobre el autor

Jonny Gaunt

Página de youtube, por si alguien se anima a suscribirse y tal, así también me animo yo, XD: http://www.youtube.com/c/JohnnyGaunt