0

The Gardens Between – Análisis

Esta semana analizamos el juego indie de rompecabezas llamado The Gardens Between, desarrollado por el estudio The Voxel Agents para PC, Mac, Linux, Nintendo Switch y PlayStation 4. El mismo fue lanzado en Septiembre de 2018 a un precio que ronda los $19,99.

En The Gardens Between nos topamos con un ambiente claro y colorido, sumergido en un diseño estilo caricatura, en el cual resolvemos rompecabezas basados en el avance y retroceso del tiempo, alterando las circunstancias para que se produzcan cambios momentáneos en el entorno; todo esto con el fin de despejar el camino hacia el final de cada sector y poder llevar la luz hasta el final del escenario. Los escenarios son mezclas de objetos y recuerdos de los personajes principales: Arina and Frendt, los cuales fueron golpeados por un rayo mientras compartían tiempo en una casa del árbol ubicada en medio de sus dos hogares.

Mientras repasamos los recuerdos de ambos amigos desde que se conocieron, utilizamos a los dos de diferentes formas: ya sea recogiendo la luz en la lámpara de Arina o activando switches con Frendt para abrir pasos o bloquear trampas. Cabe recalcar que ambos pueden cambiar papeles de forma espontánea y depende de nosotros encontrar las pistas y la lógica en cada escenario, y saber en qué momento debemos reaccionar con cada uno de nuestros chicos. Sumado a lo anterior, a veces debemos también interactuar con objetos usando el sentido común: Si tienes un aparato electrónico y debes usarlo para continuar: ¡pues empieza por conectarlo a la corriente!

En otras situaciones por ejemplo, debemos permitirnos avanzar en el tiempo para saber cómo se va a comportar el escenario y una vez que lo hemos analizado, devolvernos en el tiempo hasta el inicio para ir siguiendo los pasos que consideremos adecuados.

La paciencia es una virtud que usarás mucho en este juego de plataformas y acertijos.

La interacción entre el ambiente y los personajes, junto con la lógica acorde a cada objeto del escenario, hacen que los acertijos vayan aumentando su dificultad gradualmente hasta ser verdaderos retos en los que nuestra imaginación y observación han de esforzarse al máximo, para que de esta forma podamos continuar. Lástima que dicha lógica sea aplicada sólo en el avance y retroceso del tiempo, lo que a su vez mueve a los personajes; ¿Qué quiere decir esto? Pues que no existe la libertad de movimiento y solo nos podemos mover hacia adelante o atrás, desaprovechando hasta cierto punto el diseño tridimensional del escenario y eliminando la capacidad de tener varias opciones de decisión o varios caminos alternos. Tampoco existen misiones alternativas u objetivos secundarios, ni tampoco misiones en las que el modo de juego varíe por unos momentos.

El solo permitirnos movernos hacia adelante o hacia atrás, aunque sea de forma bien pensada y compleja, hace que uno rechace el modo de juego en no más de una hora. Por primera vez resulta una ventaja que el juego no sea tan extenso como otros ya que acabaríamos enfermos. Por si lo anterior no fuera suficiente, en la historia no nos detallan claramente por qué jugamos con los recuerdos y con el tiempo, no nos encariñamos con los personajes y más aún, no conocemos nada de ellos previo al inicio de la aventura. Simplemente vemos dos personas juntas, cae un rayo, ¡y a jugar se ha dicho!

Dentro del apartado gráfico notamos el empeño puesto en los entornos y en los pequeños detalles, y aunque el apartado visual es un poco caricaturesco, éste no se ve descuidado o hecho sin compromiso a nivel de calidad de diseño -como sucede muchas veces con los indies que siguen este mismo estilo y que dejan los dibujos descuidados bajo la premisa “No pretendemos ser realistas“. Importante recalcar también que las expresiones de los personajes, el movimiento fluido de ambos, los efectos de luz y sombras hacen buen acople con el ambiente, tanto así que hasta puede resultar un tanto relajante.

Yo por mi parte pediría en una segunda entrega que los escenarios sean más extensos: en vez de apostar por muchos escenarios muy cortos y con unos pocos acertijos, yo al menos prefiero escenarios más largos y complicados, aunque eso resulte en tener menos escenarios disponibles. Lo ideal sería tener muchos escenarios muy largos, pero entre los juegos indies el factor tiempo para desarrollar suele ser una limitante crítica.

Monótono y lento, pero artístico y relajante.

En el apartado de audio notamos sonidos muy leves y relajantes, sin llevarnos a emociones fuertes y con cuidado hasta en ciertas animaciones de botones o cuando navegamos en el menú. Para éste juego en específico en el que los rompecabezas son de poner mucha atención y tener sobre todo paciencia, sumado a lo sentimental de los recuerdos que vamos rescatando, notamos que el audio calza muy bien complementando la atmósfera formada por los puntos que acabo de nombrar.

Finalmente me permito recomendar el juego para un público de jugadores ocasionales y colmados en paciencia, porque aunque el juego es bueno, definitivamente no es para cualquiera. En un mercado en el que nos abarrotan de emociones fuertes y adrenalina, no está de más tener opciones relajadas y lentas mientras que nos alcance la paciencia para disfrutarlas.

6.5

Calificación

Calificación

Lo bueno
  • Gráficos agradables
  • Acertijos muy complejos
Lo malo
  • Modo de juego monótono
  • Puede resultar aburrido
Sobre el autor

jat489

¡Hola! Me considero un amante de la tecnología y de las nuevas maneras de interactuar con los entornos virtuales, actualmente trabajo en industria médica y junto a un socio estamos creando un nuevo concepto de Gaming Center, único en Costa Rica!