0

The Textorcist – Primeras Impresiones

Pues sí, tal y como suena su nombre, estamos ante un juego donde somos un exorcista. Lo bueno es que en realidad no es un título de miedo, o sustos, no veremos cosas como en la película de William Friedkin en el 73′, más bien, su jugabilidad sacará lo mejor de nuestros reflejos, y sobretodo, de nuestra habilidad para digitar (benditas esas horas en el ya estinguido Messenger).

Textorcist se toma de la mano del género del Bullet Hell, con enemigos súper grotezcos, diálogos divertidos y una jugabilidad original.

The Textorcist img01

The Textorcist

Mi primer partida comienza en mi hogar; es como una casa cural mezclada con oficina. Al sonar el teléfono, dirijo a mi personaje para contestar, la llamada requiere de ayuda inmediata, por lo que me dispongo a salir. Veo mucho detalle en mi casa, el baño con su tina y lavatorio, un cuarto al lado izquierdo del imueble, y la zona de trabajo en el centro con un altar medio tenebroso al frente; tras tomar una que otra cosa de un archivero junto a la puerta, me dispongo a llegar a cabo mi primer textorcismo. Claramente, la Santa Biblia, y el Espíritu Santo, son mis armas principales.

Un par de padres de familia agobiados me piden ayuda, en el segundo piso de su humilde hogar, encerrada y atada de manos hay una persona endemoniada. Ya sé cuál es mi trabajo, y aunque es mi primer intento, estoy dispuesto a dejar el escapulario lleno de sangre por salvar a esta pobre alma.

Tras una secuencia de diálogos en las que básicamente el demonio me manda al demonio, doy comienzo al juego. Del diabólico ser sale vómito que me causdaño y de vez en cuando tira mi preciada biblia al suelo, arrojar regurgitaciones es su manera de atacarme, pero para mi dicha, también puedo hacerle daño y atacarle.

textorcist

The Textorcist

De mi parte, como todo buen exorcista debo de leer pasajes de la biblia y decir una que otra cosa en Latín (claramente de connotacions celestiales). Para que mis «ataques» tengan efecto sobre este hijo indeseado de belcebú, tengo que -literalmente escribir las palabras u oraciones que veo en pantalla (que salen de la boca del personaje). Cualquier fallo en la escritura me lleva a tener que empezar la frase desde cero. Esto parece sencillo, pero aquí es donde el tema de infierno de balas entra en juego, pues mientras escribo, debo esquivar los cientos de proyectiles que me dispara el simulacro de lucifer.

Esta mecánica de escribir y moverse es complicada, pues también es necesario estar a una distancia X del objetivo para que mis ataques sean efectivos. Si me encuentro muy lejos de mi enemigo, mis palabras serán solo sermones para oídos sordos.

Todo esto hace que The Textorcist: The Story of Ray Bibbia tenga una gran dificultad, pero que a la vez sea divertido por todo el contexto del juego. Desde ya lo tengo en la mira para cuando salga a la venta a mediados de febrero de 2019 a tan solo $14.99 USD.

About author

Vichilino

Buenas buenas! Jugando desde mediados de los 90', lo mío son los Indies, aunque juego uno que otro AAA. #MasterRace.