0

Daggerhood – Análisis

Como es sabido, la moda de los juegos estilo retro sigue vigente, y mientras haya público para este tipo de juegos, más desarrolladores van a seguir creando aventuras como la que describimos a continuación. Y eso es bueno. Las empresas desarrolladoras independientes, o “Indies”, suelen entregarnos juegos que nos gusta mucho a los de la vieja escuela, y para muestra “Daggerhood”, un juego desarrollado por Woblyware, y publicado por Ratalaika Games.

Cada hombre debería tener una habilidad, y para Vincent S. Daggerhood, esa habilidad era robar. Rápido con sus manos, no había ningún botín que no pudiera saquear y ningún cofre del tesoro con el que no podía escapar.” – Esa es la descripción de nuestro héroe, un ladrón que finalmente fue capturado en el nombre de la justicia y abandonado en las cavernas.

daggerhood img02jpeg

Daggerhood

Daggerhood es un juego de plataformas (action platformer) donde vamos avanzando por niveles cortos, a través de cinco mundos y un jefe al final da cada uno. El objetivo de cada nivel es llegar a la puerta que nos lleva al siguiente nivel, y para esto contamos con un set de movimientos limitado pero suficiente para vencer cada pantalla. Tenemos la habilidad de doble salto, podemos también saltar desde las paredes y contamos con una daga para defendernos, pero no es una daga cualquiera, la misma al ser lanzada nos permite teletransportarnos a donde se lance.

El juego empieza simple, en las primeras pantallas hay carteles que indican cuales son las habilidades de nuestro héroe (o villano según el punto de vista): vamos a poder atravesar abismos que nuestro doble salto no nos permite, lanzando la daga al tope de nuestro brinco, y teletransportándonos antes de caer. También nos va a permitir alcanzar sitios alejados, e incluso brincar sobre cavernas angostas con picos tanto arriba como abajo, que de lo contrario sería imposible atravesar caminando o incluso caminando.

Cada nivel, aparte de su complejidad para llegar al final, posee varios tipos de coleccionables que se requieren para terminar el juego al 100%. Claramente no son necesarios, pero los temerarios tienen un reto extra bastante complejo con estos agregados.

Entre posibles coleccionables tenemos una hada, que aparece por un tiempo determinado en cada nivel, dependiendo de la complejidad de este, y al desaparecer la única manera de capturarla, es empezando el nivel de nuevo. También hay cinco tesoros esparcidos y posicionados estratégicamente en cada nivel, y como si fuera poco, cada nivel cuenta con un tiempo mínimo que se necesita para poder acreditarse tres estrellas por rapidez.

daggerhood img01

Daggerhood

Conforme los niveles avanzan, no solo topamos enemigos que deben ser destruidos, sino que habrán otros que lo mejor será evitar, pues un solo toque de ellos nos eliminará, y nos hará empezar el nivel de nuevo.

También más adelante nos iremos encontrando elementos necesarios para poder avanzar en los niveles, como un martillo que necesitamos para destruir cierto tipo de bloques, botas para saltar más alto, una pluma para caer lento, entre otros.

Los jefes que aparecen al final de cada mundo, a mi parecer debo decirles que son muy frustrantes, particularmente el primero, ya que este consiste en escapar de la caverna antes de que nos alcance, y cada salta que hacemos debe ser minuciosamente calculado, sino nos encontraremos con la muerte, literalmente docenas de veces. A mi personalmente me costó demasiado, al punto que casi tiro la consola.

Este juego tiene ciertas similitudes con Celeste, pero a diferencia de este, cada pantalla debe ser terminada de principio a fin, sin checkpoints intermedios (los cuales hubieran sido muy útiles con los jefes).

daggerhood img04

Daggerhood

El nivel de dificultad presentado si es bastante alto, deben prepararse para morir cientos de veces, hasta poder sentir esa satisfacción de terminar esos niveles que nos vuelven locos, y que nos hacen fallar por milímetros, ya sea por un mal salto, una daga mal tirada, un pico mal puesto (o bien puesto) o las plataformas que se desaparecen, entre muchas otras situaciones agobiantes.

Este es un juego para pasarlo de rato en rato, no creo que mucha gente aguante sesiones largas tratando de pasar todos los niveles, aunque como para todo hay gustos, no descarto que lo haya.

Visualmente es un juego sencillo, con un diseño de personajes simple, ya sabemos que es retro, pero aún así me parece que podría ser un poco más complejo, al igual que los diseños de los diferentes niveles, y el soundtrack me queda debiendo, es la misma tonada una y otra vez, sin importar donde estemos (en medio de un nivel, seleccionando mundos o en el menú de pausa).

Daggerhood es un juego entretenido, para los que les gustan los juegos de plataformas “sidescroll” y los estilos retro. A pesar de su dificultad, el grado de diversión es aceptable pero un poco repetitivo en ciertas partes. Los enfrentamientos con los jefes son algo injustos pero no imposibles y esto conlleva a la satisfacción al terminar estos niveles difíciles. Está para pasar el rato mientras nos llegan mas juegos de este estilo.

6.5

Calificación

Calificación

Lo bueno
  • Mecánicas simples
  • Niveles cortos pero retadores
  • Diseño retro bien logrado
Lo malo
  • La música queda debiendo
  • No hay checkpoints
Sobre el autor

Sēmbor

Soy Edwin Retana, Ingeniero en Compu del TEC de CR. Amante de los videojuegos desde que tengo memoria cuando mis papás me dieron mi primer consola, un poderoso Atari 2600. Desde entonces he pasado toda mi vida con controles en las manos. Ahora a mis 30 y resto de años, aunque no tengo el tiempo que quisiera para jugar, continúo la motivación de siempre.